La increible historia del mueble que recorrió el mundo

En las historias el tiempo puede volver atrás y saltar hacia delante, no tiene forma fija, ni trazo obligatorio. Alas, eso sí tiene, para volar a su antojo por cualquier cielo. El cielo de hoy, el de ayer, el cielo que aún no comienza y el que nunca terminará.

Liliana Bodoc-El espejo africano

Hace unos días llegó al taller de Tu Restaurador un mueble con una historia muy particular. Un trotamundos. Un nexo entre distintos países. Continentes. Un lazo que unió a  generaciones.

Podés escuchar la nota completa acá

Saben que amo las historias!  Es una de la razones por las que me apasionan las antigüedades. 

Hoy quiero compartir una muy especial con ustedes.

 Desde siempre escuché miles de relatos de mi esposo que refería a una gran amiga de su infancia.  Marianita y los juguetes. Marianita y los helados. Marianita y el loro Pedrito. Historias infantiles de complicidad y amistad. Debo decir que si bien conocía la andanzas de esa pequeña, nunca había tenido otro lazo con ella.

Durante años por esas cuestiones de la vida, perdieron el contacto.

Hace unos días Marianita, conociendo que nos dedicabamos a la restauración de antigüedades, se puso en contacto con Mariano (mi marido) para restaurar un mueble que era de su abuela.

La historia de su abuela se parece a la de tantos inmigrantes que vieron en nuestro país un lugar donde hacer sus sueños de paz y prosperidad realidad. Y en nuestras tierras del sur establecer su familia.

 Jeannette y Mario llegaron de China en el año 48, escapando de la llamada Guerra de la liberación, porque en sus corazones sabian que la única liberación era construir un futuro en paz.

Cargados de ilusiones. Con lo que tenían puesto y una bella vitrina llegaron a Argentina. Con una desición firme,  hacer grande a ésta nación con su mejor herramienta: manos listas para trabajar y ansias de construir un mejor futuro.

Es esta bella vitrina, la que llegó a nuestras manos.Y es también ella la gran protagonista de la historia que quiero contarles. 

Berkey y Gay Furniture Co

Cada vez que llega una nueva  pieza al taller, lo primero que hacemos es observarla. Detalles. Textura. Material. Sabíamos que provenía de China. Así que fue grande la sorpresa cuando vimos el sello de Berkey y Gay Furniture ostentando su magnificencia en la parte posterior de la misma.

La firma Berkey & Gay Furniture Company comenzó a producir muebles a mediados del siglo XIX. Desde sus humildes comienzos en Grand Rapids, Michigan. The Berkey & Gay Furniture Company pronto se convirtió en uno de los principales fabricantes de muebles de calidad en los Estados Unidos.

Especialista para crear piezas especiales

Los diseños de Berkey & Gay requerían de mano de obra calificada. Es por ello que la empresa contrató los mejores talladores y decoradores del país. No contentándose con eso trajo especialistas que provenían de regiones de Alemania y Noruega destacados por sus tradiciones de talla. Este gran staff de especialistas formaron parte de la empresa por cuarenta años o más. 

Otros, como el maestro tallador florentino Leopold Baillot y el decorador japonés Fugi Nakamiso, fueron reclutados a través de embajadas extranjeras estadounidenses para llevar su experiencia al extranjero y trabajar para Berkey & Gay.

La finalidad era la calidad extrema, y los consiguieron!

La etiqueta nos habla de su antigüedad

The Berkey & Gay Furniture Company utilizó tres tipos diferentes de etiquetas para marcar los muebles que fabricaban.

La primera etiqueta fue grabada en la madera. La podemos encontrar dentro de los cajones de las cajas de Berkey & Gay y en la parte posterior. Es a este primer período que pertenece nuestro mueble viajero.

Luego la etiqueta de tipo de marca fue reemplazada por una etiqueta de papel. 

La etiqueta de latón se utilizó a partir de la década de 1920 hasta que Berkey y Gay cerraron en la década de 1940. 

etiquetas berkey Gay

Un viaje a través del mundo

 La empresa  Berker  exportó desde su central en Michigan, sus productos  en todo el mundo . Es así como nuestro peculiar mueble comenzo su viaje. 

En China llegó a manos de Jeannete y Mario para formar parte de su vida y su historia. 

Los acompañó luego a Argentina donde custodió la historia de su hija Amalia y hoy la de su nieta. 

Y acá estamos nosotros mimandolo, restaurándolo para que ocupe el espacio que siempre mereció. Somos restauradores y nada hacemos mejor que darle nueva vida a lo que amás!

 No existe mayor satisfacción que recuperar historias. Hoy esta bella vitrina está en el espacio que  le corresponde.  Ocupa el lugar protagónico dentro un  hogar que valora las tradiciones. Susurra a sus habitantes anécdotas y bellos recuerdos  que  mantiene intacto en sus recovecos tallados, donde preserva con mimo la historia de toda una familia. Mientras va creando nuevos que guarda para contar a la nueva generación.

todos tenemos una buena historia que contar

Si te gustan mis notas, te invito a compartirlas y acompañarme en esta aventura de hacer del lugar que amamos el espacio en el que elegimos vivir. Te invito a continuar restaurando muebles, reviviendo historias, renovando vida. Quedate conmigo, adoro que me acompañes!

7 comentarios en “La increible historia del mueble que recorrió el mundo”

  1. Como a ti, nos encantan las historias y la que nos presentas nos ha llamado mucho la atención, además los muebles con este encanto siempre aportan mucha luz!

  2. Tinta en las Olas

    Que historia tan bonita, me encantó, me puso los pelo de punta, es increíble. Un mueble con personalidad propia y con esa carga histórica tiene que ser un bien muy preciado para la familia que lo acogió desde sus comienzos. Sois unos artistas le habéis dado mas luz si es posible. Besos.

  3. mi meta tu salud

    ¡Hola!
    Y es por eso que a mi también me encantan las antigüedades, porque todas ellas tienen detrás infinidad de historias.
    Son piezas, por decirlo de algún modo, con alma, con vida.
    Sobre la vitrina, y su «vida», ¿qué decirte? Que me ha encantado mil que la compartieras con nosotros, y como no, que espero que por muchos años más, acompañe a la familia y les brinde esos bellos recuerdos de todos sus antepasados.
    Besotes

  4. Paula Alittlepieceofme

    A día de hoy no podríamos escribir historias como estas, porque no suele haber muebles heredados en las casas, todo nuevo y low cost sin ningún valor sentimental. Qué bueno que la vitrina sobreviviera a tanto trasiego,bss!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: